Bienvenido, Invitado
Nombre de Usuario Contraseña: Recordarme

Principio y Fin (1992) de Arturo Ripstein
(1 viendo) (1) Invitado
  • Página:
  • 1

TEMA: Principio y Fin (1992) de Arturo Ripstein

Principio y Fin (1992) de Arturo Ripstein 24 Jul 2012 03:21 #7087

  • ayala1788
  • DESCONECTADO
  • Cochiloco
  • Temas: 3695


El principio del fin. Ese es el destino de una familia mexicana común en esta película de Arturo Ripstein del año de 1992. Filmada en locaciones de la Ciudad de México y de Veracruz la historia nos lleva al retrato de la familia Botero, quienes tras el fallecimiento del padre (la cabeza de la familia), su esposa e hijos tendrán que enfrentar los retos que la vida tiene preparado para ellos.

Ripstein crea un retrato duro, feroz, desgarrador de una familia que está destinada a la destrucción tras el fallecimiento de su gran cabeza. ¿Alguien se ha acordado de El Padrino? No me extrañaría que una de las mayores influencias del director mexicano fuera la gran obra maestra de Francis Ford Coppola, la historia posee muchas similitudes con la de la familia Corleone, tanto en un primer nivel como si profundizamos en personajes e historia. Otra gran influencia es sin duda el cine de su maestro Luis Buñuel, este más a nivel contexto, el México que aquí nos retratan es muy parecido al de Los Olvidados, los problemas más comunes del país hacen su aparición en pantalla, vemos a una nación destrozada principalmente por el nivel de pobreza que tenemos, siendo una película de ya 20 años de antigüedad, el contexto se siente muy actual y pega más fuerte que nunca.

La historia es coral, la protagonista es la familia Botero y el guión le da un peso muy importante a cada uno de sus integrantes. Tenemos primeramente a la madre Ignacia, que buscará a toda costa que la familia sea salvada, utilizando a sus hijos para este objetivo, “cada persona tiene su turno” es uno de los principales ideales de esta mujer y que buscara inculcárselo a sus hijos. Para presentar a 3 de los hermanos echare mano de uno de los diálogos de la película, tenemos a Nicolas (interpretado por Bruno Bichir, hermano del nominado al Oscar Demian Bichir) el Bueno que está dispuesto a sacrificar sus sueños por el bien de su familia, Mireya, la Fea que debe mantener a la familia trabajando como costurera mientras todo el mundo que no podrá conseguir marido por su apariencia física, y tenemos a Guama, el Malo, abandonando a su familia para vivir con una mujer y trabajar en un club de mala muerte.

Dejo un párrafo aparte para Gabriel, el personaje que más me ha impactado de esta tremenda historia. El hermano que esta a disgusto con el tipo de vida que lleva, que desea salir de ese estilo, que está dispuesto a todo por conseguir la aprobación de la clase alta, y cuando digo a todo, a eso me refiero, absolutamente a todo. Un hombre maldito en ocasiones, inteligente pero soberbio, solo piensa en si mismo. Curiosamente él es la pieza clave de la familia Botero para poder salir de la miseria en la que viven. La carta principal.

Los intérpretes están todos excelsos, llenando a sus personajes de muchos matices, creando una progresión creíble y excelentemente trabajada. Personalmente me quedo con lo que hacen Julieta Egurrola, Ernesto Laguardia y Lucia Muñoz. Un elenco épico, prodigioso, uno de los trabajos de casting más logrados de la historia del cine, ninguno se queda atrás.

El guión es algo perfecto, una serie de historias que se notan trabajadas en todos los aspectos, personajes, diálogos, progresión dramática, momentos clave de gran penetración en el espectador, un climax y resolución de historias inmejorables. Problemas; no solo nacionales, sino mundiales, como la pobreza, la prostitución, las drogas, la falta de oportunidades, son retratados de manera profunda, llegando hasta sus más intimas entrañas, Además toca temas como el amor, la traición, la lealtad, el poder. En resumen un guión maravilloso, de esos que ya no se hacen.

Pero lo mejor de la película recae en el pedazo trabajo magistral, impresionante, invencible, extraordinario de Arturo Ripstein. Lo de la puesta en escena debe de ser de escuela, un trabajo que los grandes maestros de este apartado como Kubrick, Welles y Hitchcock, envidiarían. La manera en como mueve la cámara, una sutileza simplemente avasalladora, planos secuencias perfectos, la cámara se mueve con una naturalidad que cada escena es un festín de planificación gigantesco.

Y este párrafo se lo dedico a mis padres, ya que esta película se da tiempo para inmortalizar su canción de pareja, Perfume de Gardenias de Rafael Hernández Marín “El Jibarito”, un bello bolero que además se oye precioso mientras se ven algunas imágenes de la hermosa Veracruz.

El círculo encuentra un cierre que no pudo ser mejor. Uno de los finales más duros que haya visto en mi vida, un plano secuencia larguísimo (no sé si sea el más largo de la película, creo que si) con una música penetrante y que retumba en los oídos, me he acorado un poco de Nazarin. Al final he acabado en shock.

El cine mexicano encuentra en Principio y Fin su cima, quizá le pueda faltar el respeto a clásicos como Los Olvidados, María Candelaria, El ángel exterminador o Macario, pero esta es de lejos la que más me ha gustado, la que más me impactado, la que más he sentido, la que más me ha puesto a pensar, la que más ha retumbado en mi cerebro y corazón cuando ya han pasado varios de haberla visto. Tres horas de cine magistral, glorioso. Señoras y señores, tengo el honor de presentarles a la mejor película mexicana de todos los tiempos. Una Gigantesca Obra Maestra.

Re: Principio y Fin (1992) de Arturo Ripstein 24 Jul 2012 07:22 #7091

  • pablo
  • DESCONECTADO
  • EL DE LA TOGA
  • Temas: 7656
Tengo muchísimas ganas de verla!
Grandísima crítica, Ayala!
Karma total!!
Última Edición: 24 Jul 2012 07:22 Por pablo.

Re: Principio y Fin (1992) de Arturo Ripstein 24 Jul 2012 19:12 #7127

  • Huguin
  • DESCONECTADO
  • Inquisidor
  • Temas: 4576
Excelente crítica Ayala.

Como dato, mencionar que es una adaptación de la considerada obra maestra del escritor egipcio Naguib Mahfuzín premio novel de literatura y uno de sus trabajos más alabados junto al “Callejón de los milagros” también llevado a la pantalla mexicana.

Arturo Ripstein es un cineasta enorme con una gran filmografía plagada de varias obras maestras, y no me cansare de decir que es el mejor director nacional que hemos tenido.

“Principio y Fin” es la cumbre de su ya magistral carrera. Una obra maestra de corte hiperrealista por lo brutal y desgarradora que resulta, plagada de diálogos memorables, escenas que te derrumban y llevan al llanto, hasta su terrible y realista desenlace.

Una película que refleja la realidad social no solo en Egipto y México, si no en varias países del mundo, esas sociedades subdesarrolladas acostumbradas a los dogmas más estrictos de la unión familiar; a falta del padre el hijo o hija mayor debe correr con la responsabilidad de velar por la familia y así sucesivamente, el sacrificio de un(os) miembro(s) de la familia por el bienestar y equilibrio de todos.

Ripstein profundiza en la siempre abatida clase media mexicana, la más grande y extensa en México, la que mantiene el equilibrio económico y social del país, y la que en su mayoría des-evoluciona hacia la pobreza.
Debido a que el país no avanza, un país atrasado, un país donde crece la economía de los adinerados pero no la de el resto de la población, un país cuya población no se puede permitir la educación por que no alcanzaría para el pan que debe llevarse a la boca, un sistema social de clases bien marcadas y que el hecho de nacer en la pobreza significa prácticamente que debes morir en ella.
Llegando a la solución de optar por un “Cid Campeador”, el cual debes forjar para que cumpla tus sueños y ambiciones, donde los seres queridos se convierten en simples vasallos, los cuales deben renunciar a su vida para pagar el precio de dicho sacrificio; La superación social encima de la realización personal, el poder económico por encima de la integridad, el llegar a la cima sin importar encima de quien tengan que subirse.

Una película monumental no solo por el contexto y universalidad de su historia, si no por el poder de las sublimes interpretaciones de su casting, majestuoso y contundente en cada momento cada uno de ellos, personajes extraídos de una terrible realidad transportados a una realidad pasada, presente y lamentablemente futura.

En lo personal me parece escalofriante el trabajo de Lucía Muñoz que es la hija, simplemente colosal en varias de las escenas más impactantes que he visto en mi vida y la secuencia de la gran Blanca Guerra y Bruno Bichir en el muelle en Veracruz con ese magistral fondo musical “Perfume de gardenias” y ella le dice una frase acojonante, la cual me hizo llorar, bueno como todo el film…

LA MEJOR PELÍCULA DE LA HISTORIA DEL CINE MEXICANO.
  • Página:
  • 1
Página generada en: 0.54 segundos
Premium Joomla Templates